Versículos de la Biblia

Sharing is caring!

 

Sí estás pasando por algún problema, una situación complicada, preocupado por una prueba, estás angustiado, pasando tiempos difíciles, te dejamos estos pasajes de la Palabra de Dios.

No tengas miedo, que yo estoy contigo; no te desanimes, que yo soy tu Dios. Yo soy quien te da fuerzas, y siempre te ayudaré; siempre te sostendré con mi justiciera mano derecha.
Isaías 41:10 maxresdefault

Dios es nuestro amparo y fortaleza,
nuestro pronto auxilio en todos los problemas.
Por eso no tenemos ningún temor.
Aunque la tierra se estremezca,
y los montes se hundan en el fondo del mar;
aunque sus aguas bramen y se agiten,
y los montes tiemblen ante su furia.
Salmo 46:1-3

No se turbe su corazón. Ustedes creen en Dios; crean también en mí.
Juan 14:1

No tengas miedo, que yo estoy contigo; no te desanimes, que yo soy tu Dios. Yo soy quien te da fuerzas, y siempre te ayudaré; siempre te sostendré con mi justiciera mano derecha.
Isaías 41:10 

Dios es nuestro amparo y fortaleza,
nuestro pronto auxilio en todos los problemas.
Por eso no tenemos ningún temor.
Aunque la tierra se estremezca,
y los montes se hundan en el fondo del mar;
aunque sus aguas bramen y se agiten,
y los montes tiemblen ante su furia.
Salmo 46:1-3

No se turbe su corazón. Ustedes creen en Dios; crean también en mí.
Juan 14:1

Por lo tanto, muestren humildad bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo. Descarguen en él todas sus angustias, porque él tiene cuidado de ustedes.
1 Pedro 5:6-7

»Pero bendito el hombre que confía en mí, que soy el Señor, y que en mí pone su confianza.
Ese hombre es como un árbol plantado junto a los arroyos; echa sus raíces junto a las corrientes, y no se da cuenta de cuándo llega el calor; sus hojas siempre están verdes, y en los años de sequía no se marchita ni deja de dar fruto.»
Jeremías 17:7-8

Vengan a mí todos ustedes, los agotados de tanto trabajar, que yo los haré descansar.
Lleven mi yugo sobre ustedes, y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallarán descanso para su alma; porque mi yugo es fácil, y mi carga es liviana.»
Mateo 11:28-30

Escucha lo que te mando: Esfuérzate y sé valiente. No temas ni desmayes, que yo soy el Señor tu Dios, y estaré contigo por dondequiera que vayas.
Josue 1:9

Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman, es decir, de los que él ha llamado de acuerdo a su propósito.
Romanos 8:28

Hermanos míos, considérense muy dichosos cuando estén pasando por diversas pruebas.  Bien saben que, cuando su fe es puesta a prueba, produce paciencia. Pero procuren que la paciencia complete su obra, para que sean perfectos y cabales, sin que les falte nada. Si alguno de ustedes requiere de sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios se la da a todos en abundancia y sin hacer ningún reproche.
Santiago 1:2-4

¡todo lo puedo en Cristo que me fortalece!
Filipenses 4:13

Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que se vea que la excelencia del poder es de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, pero no angustiados; en apuros, pero no desesperados; perseguidos, pero no desamparados; derribados, pero no destruidos;
2 Corintios 4:7-8

Por lo demás, hermanos míos, manténganse firmes en el Señor y en el poder de su fuerza.
Efesios 6:10

El Señor es bueno;
es un refugio en el día de la angustia.
El Señor conoce a los que en él confían,
Nahúm 1:7

De modo que si alguno está en Cristo, ya es una nueva creación; atrás ha quedado lo viejo: ¡ahora ya todo es nuevo!
2 Corintios 5:17

Por lo tanto, muestren humildad bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo. Descarguen en él todas sus angustias, porque él tiene cuidado de ustedes.
1 Pedro 5:6-7

»Pero bendito el hombre que confía en mí, que soy el Señor, y que en mí pone su confianza.
Ese hombre es como un árbol plantado junto a los arroyos; echa sus raíces junto a las corrientes, y no se da cuenta de cuándo llega el calor; sus hojas siempre están verdes, y en los años de sequía no se marchita ni deja de dar fruto.»
Jeremías 17:7-8

Vengan a mí todos ustedes, los agotados de tanto trabajar, que yo los haré descansar.
Lleven mi yugo sobre ustedes, y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallarán descanso para su alma; porque mi yugo es fácil, y mi carga es liviana.»
Mateo 11:28-30

Escucha lo que te mando: Esfuérzate y sé valiente. No temas ni desmayes, que yo soy el Señor tu Dios, y estaré contigo por dondequiera que vayas.
Josue 1:9

Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman, es decir, de los que él ha llamado de acuerdo a su propósito.
Romanos 8:28

Hermanos míos, considérense muy dichosos cuando estén pasando por diversas pruebas.  Bien saben que, cuando su fe es puesta a prueba, produce paciencia. Pero procuren que la paciencia complete su obra, para que sean perfectos y cabales, sin que les falte nada. Si alguno de ustedes requiere de sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios se la da a todos en abundancia y sin hacer ningún reproche.
Santiago 1:2-4

¡todo lo puedo en Cristo que me fortalece!
Filipenses 4:13

Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que se vea que la excelencia del poder es de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, pero no angustiados; en apuros, pero no desesperados; perseguidos, pero no desamparados; derribados, pero no destruidos;
2 Corintios 4:7-8

Por lo demás, hermanos míos, manténganse firmes en el Señor y en el poder de su fuerza.
Efesios 6:10

El Señor es bueno;
es un refugio en el día de la angustia.
El Señor conoce a los que en él confían,
Nahúm 1:7

De modo que si alguno está en Cristo, ya es una nueva creación; atrás ha quedado lo viejo: ¡ahora ya todo es nuevo!
2 Corintios 5:17

“Pero Jesús, volviéndose y mirándola, dijo: Ten ánimo, hija; tu fe te ha salvado. Y la mujer fue salva desde aquella hora.” Mateo 9:22

“A la noche siguiente se le presentó el Señor y le dijo: Ten ánimo…” Hechos 23:11

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” Juan 16:33

“Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.” Mateo 5:11-12

“En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.” Juan 14:2-3

 

“El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; mi Dios, en quien confiaré. El te librará del lazo del cazador, de la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; escudo y adarga es su verdad” Salmo 91:1-4

“Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.” Josue 1:5

“…si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.” 2 Cronicas 7:14

“Por tanto, oh varones, tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será así como se me ha dicho.” Hechos 27: 25

“El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; mi Dios, en quien confiaré. El te librará del lazo del cazador, de la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; escudo y adarga es su verdad” Salmo 91:1-4

“Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.” Josue 1:5

“…si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.” 2 Cronicas 7:14

  • “Y Moisés dijo al pueblo: No temáis; quedaos quietos, y ved la salvación del Eterno, que Él hará hoy con vosotros; porque a los egipcios que hoy habéis visto, ya nunca más los veréis” (Éxodo 14:13).
  • “El Eterno peleará por vosotros, y vosotros estaréis quietos” (Éxodo 14:14).
  • “Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno; porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento” (Salmos 23:4).
  • “Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida; y en la casa de Jehová moraré por largos días” (Salmos 23:6).
  • “Porque un momento durará su furor; mas en su voluntad está la vida: Por la noche durará el lloro, pero a la mañana vendrá la alegría” (Salmos 30:5).
  • “Muchas son las aflicciones del justo; pero de todas ellas lo librará el Eterno” (Salmos 34:19).
  • “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro auxilio en las tribulaciones” (Salmos 46:1).
  • “Dios hace habitar en familia a los solitarios; Él saca a los aprisionados con grillos; mas los rebeldes habitan en tierra seca” (Salmos 68:6).
  • “Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; mas a ti no llegará” (Salmos 91:7).
  • “Como el padre se compadece de sus hijos, se compadece el Eterno de los que le temen” (Salmos 103:13).
  • “Porque Él conoce nuestra condición; se acuerda que somos polvo” (Salmos 103:14).
  • “Él sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas” (Salmos 147:3).
  • “Fíate del Eterno de todo tu corazón, y no estribes en tu prudencia” (Proverbios 3:5).
  • “Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus veredas” (Proverbios 3:6).
  • “Cuando los caminos del hombre son agradables al Eterno, aun a sus enemigos hace estar en paz con él” (Proverbios 16:7).
  • “Tú guardarás en completa paz, a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado” (Isaías 26:3).
  • “Consolaos, consolaos, pueblo mío, dice vuestro Dios” (Isaías 40:1).
  • “Bueno es Jehová, es fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en Él confían” (Nahum 1:7).
  • “Entonces los que temen al Eterno hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de Él para los que temen a Jehová, y para los que piensan en su nombre” (Malaquías 3:16).
  • “Bienaventurados los que lloran; porque ellos serán consolados” (Mateo 5:4).
  • “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Mateo 7:7).
  • “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” (Mateo 11:28).
  • “Mas Jesús, mirándoles, les dijo: Con los hombres esto es imposible, pero con Dios todo es posible” (Mateo 19:26).
  • “La paz os dejo, mi paz os doy; no como el mundo la da, yo os la doy. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” (Juan 14:27).
  • “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).
  • “Y sabemos que todas las cosas ayudan a bien, a los que aman a Dios, a los que conforme a su Propósito son llamados” (Romanos 8:28).
  • “Mas si lo que no vemos esperamos, con paciencia lo esperamos” (Romanos 8:25).
  • “¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?” (Romanos 8:35).
  • “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de Aquél que nos amó” (Romanos 8:37).encouraging-bible-verses_472_314
  • “Por lo cual estoy seguro que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir” (Romanos 8:38).
  • “Ni lo alto, ni lo bajo, ni ninguna otra criatura nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 8:39).
  • “Porque las cosas que antes fueron escritas, para nuestra enseñanza fueron escritas; para que por la paciencia y consolación de las Escrituras, tengamos esperanza” (Romanos 15:4).
  • “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de misericordias, y el Dios de toda consolación” (2 Corintios 1:3).
  • “Que estamos atribulados en todo, pero no angustiados; en apuros, pero no desesperados” (2 Corintios 4:8).
  • “Perseguidos, pero no desamparados; derribados, pero no destruidos” (2 Corintios 4:9).
  • “Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día” (2 Corintios 4:16).
  • “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y súplica, con acción de gracias” (Filipenses 4:6).
  • “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús” (Filipenses 4:7).
  • “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13).
  • “Porque no nos ha dado Dios un espíritu de temor, sino de poder, y de amor, y de templanza” (2 Timoteo 1:7).
  • “Porque no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas; sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado” (Hebreos 4:15).
  • “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro” (Hebreos 4:16).
  • “Sean vuestras costumbres sin avaricia; contentos con lo que tenéis; porque Él dijo: No te dejaré ni te desampararé” (Hebreos 13:5).
  • “De manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; y: No temeré lo que me pueda hacer el hombre” (Hebreos 13:6).
  • “Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que Él os exalte cuando fuere tiempo” (1 Pedro 5:6).
  • “Echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros” (1 Pedro 5:7).
  • “Por lo cual, hermanos, Procurad tanto más hacer firme vuestro llamamiento y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás” (2 Pedro 1:10).
  • “Porque de esta manera os será abundantemente administrada la entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” (2 Pedro 1:11).
  • “Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9).
  • “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando Él apareciere, seremos semejantes a Él, porque le veremos como Él es” (1 Juan 3:2).
  • “Y enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron” (Apocalipsis 21:4).

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *